Written by Camacol Nariño

Editorial Revista Donde Vivir No. 43

Cerrando el año 2017 y teniendo en cuenta la sensibilidad del Sector que más aporta en el crecimiento económico del país ante la situación real actual como la inseguridad jurídica, la crisis institucional, la falta de credibilidad y confianza, es importante señalar, la necesidad de establecer reglas claras y concretas respecto a una política de Estado que debe ser sostenible en el tiempo. El apoyo a la demanda de vivienda y la generación de suelo urbanizable, deben ser una preocupación constante para poder generar condiciones de estabilidad en el desarrollo de la actividad constructora.
Para el 2018 existen varios retos por superar pero uno que tiene un gran impacto en toda la población es el que se refiere al déficit habitacional. En el Municipio de Pasto, este alcanza aproximadamente las 25.000 unidades en diferentes estratos. Preocupa enormemente que a pesar del esfuerzo por parte del Gobierno de crear programas de vivienda dirigidos especialmente a los estratos menos favorecidos, a nivel local no se cuenta con las herramientas que permitan disminuir esta cifra. En este momento se tiene un Plan de Ordenamiento Territorial, que a todas luces a pesar de que teóricamente tiene mucha acogida, en la práctica y en la realidad, mina la posibilidad especialmente de este sector de la población para acceder a una vivienda digna. Pasto no cuenta con suficiente suelo con disponibilidad de servicios públicos y las condiciones establecidas en el POT, hacen que la Vivienda Social que supuestamente se desarrollaría en la Zona de Expansión Aranda, no sea viable, lo que llevaría a sacar este tipo de vivienda del mercado. Es al Plan de Ordenamiento Territorial que se le debe que en este momento el número de licencias de construcción, metros cuadrados aprobados, hayan disminuido considerablemente. La realidad no se puede tapar, se tiene un licenciamiento con un promedio mucho menor en mts2 en relación con el POT anterior. No estamos hablando solamente de cemento. Se habla también de la necesidad de crear condiciones para que las personas que siempre han soñado con adquirir vivienda lo puedan hacer porque no solamente existe la oferta que cubre sus necesidades, sino también porque esta oferta se ajusta a los precios o necesidades económicas de cada uno.
Nuestro reto como Gremio que piensa en ciudad, además de seguir trabajando en los diferentes frentes como capacitaciones, eventos promocionales de productos y servicios del sector, es poder sacar adelante mediante una propuesta consistente el ajuste excepcional al POT, que tanto está reclamando la ciudadanía y que permita seguir generando el empleo y la vivienda que Pasto necesita.

Alejandra Lozano Díaz del Castillo.

X