Written by Camacol Nariño

Carta Presidenta Sandra Forero – Abril

La Vivienda de Interés Social es parte central de la visión conjunta
que nos hemos fijado como organización gremial que representa al
sector de la construcción y su cadena de valor. Por más de sesenta
años, desde el Gremio hemos trabajado incansablemente en la
provisión de la vivienda formal de los hogares colombianos. Desde la
existencia de Camacol, nuestras empresas han suministrado
insumos, construido y financiado viviendas para más de 5 millones de
hogares en el país, y dentro de nuestra agenda estratégica, la
vivienda social sigue estando como una prioridad de gestión. Es
importante destacar igualmente que como Gremio respaldamos los
principios de sostenibilidad fiscal, priorización del gasto social,
solidaridad y redistribución del ingreso, entre otros, por los cuales
debe propender nuestro sistema tributario; pero siempre y cuando
tales principios no afecten objetivos de país como la vivienda social
de los hogares colombianos, y tampoco el bienestar y empleo que
derivan de su construcción.

Es por eso que recibimos con enorme preocupación el Proyecto de
Reforma Tributaria – Solidaridad Sostenible, en el cual se eliminan los
instrumentos tributarios que hacen viable la promoción, construcción y
financiación de la Vivienda de Interés Social de los colombianos. En el
Proyecto se derogan artículos 235-2 – numeral 4 y 850 – parágrafo 2
del Estatuto Tributario, en los cuales se establecen condiciones
respecto a la exención de renta y devolución del IVA en las
actividades de promoción, construcción y financiación de la vivienda
social. Estos instrumentos han sido fundamentales para los avances
que como país hemos logrado en el modelo de acceso a la vivienda
social, y corresponden a las acciones que consagra nuestra
Constitución Política como un derecho en su artículo 51, donde se
define que “Todos los colombianos tienen derecho a vivienda digna. El
Estado fijará las condiciones necesarias para hacer efectivo este
derecho y promoverá planes de vivienda de interés social…”.

A través de estos instrumentos tributarios se han tenido avances sin
precedentes en materia habitacional, social, regional y económica en
el país a lo largo de las últimas tres décadas. Por ejemplo, se ha
logrado aumentar la escala de producción de vivienda social en 4
veces, pasando de 32.000 viviendas por año a más de 130.000; así
mismo, hemos logrado una reducción del déficit habitacional
cuantitativo de 17% a 5%; y también se ha logrado que la vivienda
social que antes solo se construía en 20 ciudades, hoy llegue con
proyectos habitacionales a más de 320 municipios del país.

De esta forma, desde la Junta Directiva Nacional de Camacol, se ha
definido como una prioridad el abordar todos los esfuerzos
institucionales para ejercer la defensa legítima de los instrumentos
tributarios que permiten la construcción de la vivienda social en
nuestro país. La eliminación de estos instrumentos, además de
generar un retroceso en los avances sociales descritos anteriormente,
genera un alto riesgo para la actividad edificadora, sus
encadenamientos productivos, el empleo y el desarrollo regional que
deriva de la construcción de vivienda social.

Nuestras estimaciones dictan que, ante la eliminación de los
instrumentos tributarios mencionados, tendríamos una contracción de
80% en la producción anual de vivienda social, pasando de 130.000
viviendas por año a solo 26.000; lo cual a su vez generaría la pérdida
de 441.000 puestos de trabajo directos e indirectos, una reducción de
la demanda de insumos y materiales de construcción equivalente a
$6,5 billones por año; una caída de la inversión de los hogares en
Vivienda de Interés Social equivalente a 1,2 puntos porcentuales del
Producto Interno Bruto, y el riesgo de insostenibilidad de un tejido
empresarial conformado por 650 compañías, mayoritariamente
medianas empresas, que hoy desarrollan proyectos habitacionales de
VIS en las regiones del país.
Todos estos impactos en un momento en el que la vivienda social
registra mes a mes niveles máximos históricos en ventas y
lanzamiento de nuevos proyectos, y donde además de ser una fuente
de confianza para los hogares, lidera las expectativas de crecimiento
económico y reactivación, luego del panorama de salud pública del
último año. Por eso reiteramos nuestro compromiso con la Vivienda
de Interés Social, y continuaremos con todas las acciones
institucionales y en todos los espacios necesarios del debate público,
que permitan evidenciar y proponer la necesaria preservación de los
instrumentos tributarios que permiten la promoción, construcción y
financiación de la vivienda social de los colombianos.

2020
Sandra Forero Ramírez
Presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol)
ABRIL 2021

 

Ver carta en PDF

X